7.25.2006

[in]decisiones

Papi, hoy me acuerdo de ese domingo que salimos a almorzar con tus amigos. Son una pareja divertida, a mí también me gusta salir con ellos. Si no me equivoco, lo que nos sacó a la calle fueron esos primeros rayitos de sol de octubre, y comer en la rotonda del club fue una propuesta buena. Por qué, papi? Por qué nunca te equivocas?

Salimos los seis, más Juanito pero bueno, el siempre vive en las nubes por lo que no cuenta mucho. Salimos los seis y nos sentamos bajo una sombrilla, yo pedí un pisco sour y una ensalada, como siempre hago. El resto optó por el buffet, pero para mí eso es pérdida… sí, mis alergias.

Cómo fue? No recuerdo bien. Sólo recuerdo que Juan preguntó por cómo iban mis prácticas. Habré hecho mucha mueca? Se notó mi disgusto? Tú lo notaste, yo lo sé. Y claro que no te quedaste callado, dijiste: “ah, ella cree que las cosas son fáciles”. Eso dijiste y me acuerdo bien. ¿Cómo haces, papá? ¿Cómo haces para lograrlo tan fácilmente? Unas palabras tranquilas bastan para hincarme el alma. Si algo sé gracias a ti, papá, es que las cosas no son gratis y que hay que lucharla. Pero es cierto, eso de los sueños, no sé de donde los saque. Tú eres práctico, y claro, nunca te equivocas.

Poco a poco, la conversación se tornó más densa. Juan trató de ser mediador, de contarme el otro lado de la historia, tú eras objetivo, te colocabas tu estrella de abogado y cumplías con argumentar. Yo me defendía débilmente, con sentimientos, con corazonadas, con corazón. Carecía de hechos y la fragilidad me iba tumbando. Papi, sé que lloré y te pido perdón. “Acaso lloras en el trabajo cuando no te hacen caso? Aprende a argumentar”, eso dijiste. Pero qué podía hacer?

Discutíamos sobre que línea de carrera debía/quería tomar. No quería el traje, quería el jean. No quería hacer el brief, quería pensarlo. No quería pedir, quería hacer. No quiero una empresa papá, y menos en la que estoy ahora. Recuerdo que también te dije que no la pondría en mi CV, para qué? Sólo me crearía un perfil que no quiero mostrar. La mirada que me diste. Tú no entiendes, no entendías.

Hoy, esas prácticas ya terminaron. Hoy entré a otras, a las que tanto quería. QuerÍA Sabes papi? Cada vez me sorprendes más, no puede ser… no puede ser que nunca te equivoques.

15 comments:

  1. Que lindo post.

    Parece que de verdad tu viejo nunca se equivoca.

    te apuesto que cuando naciste sabia que serías una buena chica y lo llenarias de orgullo.

    ReplyDelete
  2. a veces, tambien, es necesario hacer y realizar nuestras ideas y seguir nuestro camino

    ellos no siempre tienen la razon

    ReplyDelete
  3. es bueno tener una imagen buena de su papa, yo y mi papa no nos llebamos bien, antes era mi mejor amigo peor pasaron cosas y ahora lo veo poco, tu post me puso melancolica.

    ReplyDelete
  4. Pues... son cosas de la sabiduría, no de la inteligencia. Es que hay cosas que ni qué... tengo o no tengo razón?

    ReplyDelete
  5. creo que la idea es que ellos solo nos muestren la puerta, o quiza por donde ir,
    siempre pensando en lo mejor para nosotros desde su perspectiva.

    es ya decision nuestra hacer o no la eleccion.

    ReplyDelete
  6. Quizás los hijos no entendemos algo de nuestros padres hasta el momento en el que nos toca desempeñarnos como tales.No es que un padre sea un compendio de sabiduría caminante,vamos,que hay padres que ni siquiera merecen llamarse progenitores,son unos verdaderos cacasenos.

    Pero que en el caso de Mr.Toro (papá de Mu)la cosa pasa por un asunto simple y que grafica claramente el punto que nos cuesta entender de nuestros padres (y madres).Nadie,absolutamente nadie,nos conoce como nos conocen ellos.Puede que nuestras actividades diarias,nuestros intereses momentaneos,nuestras aspiraciones carísimas les sean tan extrañas como un viaje en scooter a Ganímedes.Quizás en la época de la adolescencia nos fastidia su presencia y nos volvemos extraños para ellos.Pero a pesar de eso,si ellos nos han visto crecer y nos han acompañado a lo largo de nuestra infancia saben de alguna manera de que estamos hechos,cuales son nuestras fortalezas y debilidades y que cosas albergamos para bien o para mal en nuestro interior.

    Claro,esa no es una regla taxativa pues hay padres que se portan como unos verdaderos bellacos con sus hijos.Pero creo que ese caso no nos ocupa hoy Mu. El otro aspecto que nos cuesta entender de nuestros padres - y a algunos progenitores les cuesta explicar de buenas maneras,valgan verdades- es que ellos ya tuvieron 22 ó 23 años y para bien o para mal,ya se bañaron en esas aguas que nosotros creemos estar inventando.

    Bueno,esto lo entenderás mejor cuando te toque tener a los tuyos.Y creo,como en mi caso,que terminarás entendiendo mejor (cualesquiera que sean las circunstancias)tu relación hija-padres a partir tu relación madre-hijos.

    Hazme caso chocherita

    Besos

    Schatz

    ReplyDelete
  7. Y tu padre se parece mucho al mío, en algunas cosas son como dos gotas de agua, hay veces que no saben decir las cosas, el tono que utilizan o los argumentos... en el caso del mío el tono...
    Pero en el fondo no lo hacen de mala gana sino que no saben como poner las cosas pero igual duele, por más racional que uno quiera ser duele...sólo queda tratar de escuchar, y tomar nuestra decisión por nosotros mismos...si nos equivocamos...para adelante no más...
    Yo creo que las opiniones de nuestros padres están basadas en lo que ellos creen que nos va a hacer mas feliz, que nos va a hacer sufrir menos y se espantan de la idea que nos equivoquemos y suframos...

    ReplyDelete
  8. Muchas veces los padres saben y te advierten, pero en mi caso prefiero escuchar sin sentir que es una verdad universal y descubrir por mi misma o que mi padre tenía toda la razón o sólo un poquito. En fin de lo que si podemos estar seguros es que lo que nos aconsejen nunca será con mala intención.

    ReplyDelete
  9. Anonymous6:30 pm

    Mu, que dificil es algunas veces argumentar sin que se nos caigan unos lagrimones verdad?, eso suele suceder sobretodo,pienso, cuando en nuestro interior hemos captado lo esencial.....uff! que dificil también que lo entiendan los que tienen argumentos, pero eso nos da un punto extra.
    Las cosas no son fáciles pero no todo está en la razón sino en la fuerza de tu interior y en el tiempo que necesites para ubicarte donde debes y donde quieres estar.

    ReplyDelete
  10. Anonymous6:30 pm

    Mu, que dificil es algunas veces argumentar sin que se nos caigan unos lagrimones verdad?, eso suele suceder sobretodo,pienso, cuando en nuestro interior hemos captado lo esencial.....uff! que dificil también que lo entiendan los que tienen argumentos, pero eso nos da un punto extra.
    Las cosas no son fáciles pero no todo está en la razón sino en la fuerza de tu interior y en el tiempo que necesites para ubicarte donde debes y donde quieres estar.

    ReplyDelete
  11. Otro abrazo más tu viejo...ojalá un día mis hijos me escriban algo parecido a lo tuyo, me harían muy feliz.

    ReplyDelete
  12. Pucha, elegir una carrera para estudiar y una línea de carrera para especializarse es lo más difícil que hay. Me sigue pareciendo demasiado para un joven de menos de 20 años.
    En cuanto a aconsejar sobre esas cosas, mi viejo nunca la vio, la verdad.
    Pero coincido en (casi) todo lo que señala Schatzie. Pensarás en todas estas cosas cuando tengas tus hijos.

    ReplyDelete
  13. El mío tampoco se equivoca, se deben haber graduado en la misma U, o nacieron quizás el mismo día.

    ReplyDelete
  14. Anonymous4:54 am

    Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
    »

    ReplyDelete
  15. Anonymous8:13 am

    Very best site. Keep working. Will return in the near future.
    »

    ReplyDelete