6.15.2006

Confesiones a un panda



Estimado Sr. Panda:

Mi nombre es Daniela y quiero contarle una historia que usted podrá pensar que no le interesa, pero la verdad es que sí le interesa, porque tiene que ver conmigo, pero también con usted.

Sucede Sr. Panda que yo estudio Publicidad y quiero de grande (si llego a crecer) convertirme en redactora publicitaria, aunque mi padre diga que eso no paga, y mis jefes creen que puedo trabajar bien en marketing. Al margen de todo eso, quiero ser redactora publicitaria y eso se lo debo a muchos muchos factores, pero entre los principales y quizá el primero de todos tiene que ver, como ya le dije, con usted.

Sr. Panda, lo que le quiero contar no es que se me haya ocurrido de la nada, ni es un invento tampoco. Lo que le quiero contar es màs bien una confesión. Creo que si la hago, como dicen que "la verdad nos hará libres", mi estancamiento creativo se librará y me dejará pensar mejor, sacándome el clavo, sr. panda, creo que que sacándome el clavo podré ser yo misma, mejor y en versión 3.0 plus y con todo el creative suite mismo photoshop. Sucede lo siguiente (oh caray, se me está haciendo difícil).

Sucede que en 2do de media, por la feria de ciencias nos invitaron a hacer a todas las del cole un afiche con motivo del evento. Y como algo tiene que ver, el motivo de los afiches debía ser medio ambiente. Yo quería demostrar, porque en esa época tenía un bichito creativo pero aún en forma de larva, que podía hacer algo mejor que el mundo consu curita más, o con su carita triste, etc. Yo quería algo distinto y como mi madre estaba subscrita a Newsweek en esa época, yo me ponía a leer la publicidad (sí, tenía 13 años pero me gustaba ver publicidad) y encontré una tuya, sr. panda.

Sí, acá es donde tú empiezas a tener algo que ver.

He googleado mucho pero nunca he encontrado ese aviso que vi esa vez, pero te cuento que era más o menos algo así. Con la foto más o menos así, con esa iluminación, y con un titular casi exacto, más no podría jurarte nada porque no quiero jurar en vano. Pero esa era la idea, y me movió. Y me conmovió. Y me encantó.



Entonces... Sr. Panda, no se vaya a molestar. Pero lo copié.

Sí. Plagié.

Use la idea, dibuje la foto y traduje el titular. Y mi afiche fue elegido como el primero de mi clase. Y me sentí orgullosa, y pocos lo sabían. Pero era de usted.

Que la verdad me haga libre, sr. panda. Perdóneme usted y el gremio se abrirá nuevamente a mí. Espero que una vez hecha mi confesión, pueda conseguir mis objetivos.

Mil gracias.

Atentamente,

Daniela

16 comments:

  1. Anonymous7:36 am

    genuinamente despreciable

    ReplyDelete
  2. jaja, el que no haya plageado nunca, que tire la primera piedra.
    (AHHH!!!)

    ReplyDelete
  3. Panda5:36 pm

    lo sabía y cuando lo supe, te perdoné.

    Pero demoraste un poco en confesarlo ¿no crees? ;)

    ReplyDelete
  4. Todos hemos plageado alguna vez. Y tambièn nos han felicitado por el mismo, lo cual agrega a nuestro remordimiento un sentimiento de vergûenza terrible. Pero lo reconociste, y te aplaudo, de igual forma la creatividad nadie te la quita y la tienes (comparte).

    ReplyDelete
  5. bueno veo que Panda te perdonó, y sip yo tambien he plageado (aunque no parezca)... pero felicidades por reconocerlo y confesarlo a panda

    ReplyDelete
  6. :O!

    El mismo panda en persona!
    Digo! en oso!

    Gracias, y lo siento. Y te prometo que no boto ni el chicle en la calle nunca más.

    ReplyDelete
  7. Es cierto... y si bien plagiar es algo negativo, más aun si se recibe una gratificación a nuestros "esfuerzos", ya es todo un mérito leer Newsweek a los 13 años, jajaja.

    Tendré que confesar... que gané el primer premio de dibujo y pintura escolar en toda la Comunitat Valenciá de España en el año 95, pero copié el cuadro de uno que tenía en casa.
    Lo copié vilmente y gané (ojo: Nunca esperé ganar, no se me ocurría qué pintar y lo copié por presentar algo). Así que mérito mío que la copia me haya salido bien! Pero en fin... plagio es plagio. Primera vez que alguien lo sabe. Sólo quería solidarizarme con la causa. (además tenía sólo 11 años!)

    ReplyDelete
  8. Me parece un acto realmente honorable aceptar errores y pedir perdón. Y gracias a esta experiencia, criticable o no, seguiste con tus sueños. Estoy segura que serás una gran redactora publicitaria. No dejes que nadie te desanime.

    ReplyDelete
  9. Me olvidaba... no caigas el trampa tentadora de ser sólo una marketera.

    ReplyDelete
  10. Pues yo me copié un monet a los 13, y la profe me regañó por no hacer un dibujo original. Me puso 19, la odié por no haberme puesto 20 y aún hoy lo sigo recordando, la sigo odiando y como me dijo mi nono (que sí es pintor, no como la "miss"): todos aprendemos copiando a los grandes.

    ReplyDelete
  11. cierto, muy cierto.

    ReplyDelete
  12. porque pone que mal?

    copiando se aprende

    ReplyDelete
  13. oe déjenla!. además yo me acuerdo que a mi me gustaba que mis amigas se copiaran porque las malditas se escribian el plage en las piernas y entonces se iban levantando la falllda asi muy locooo y uno que estaba en medio de la hipotenusa y el cateto tenia que dislocarse la nuca para ver el espectaculo y al final hasta al profesor le importaba un carajo que se copiaran porque mis amigas estaban buenazas y mas las copionas como tú.
    :D

    ReplyDelete
  14. Jajaja. Si el Panda te perdonó no creo que tengas nada de que preocuparte. ¡Además tenías 13 xfavor!!!

    Me parece de lo más cute que hasta ahora te haya dado vueltas en la cabeza. Pobre MU. Pero ya estás absuelta.

    ReplyDelete
  15. ademas, cuando te descubran, usas la palabra 'inspiracion' y se acabo. Como yo, que pienso 'inspirarme' en la publicidad de HP que he visto frente a la catolica para hacer un template. Punto.

    ReplyDelete