12.30.2006

El calzón amarillo

Para el premio al matapasión, durante años se lo han disputado los famosos:
- el calzón mochita con elástico en la cintura
- el calzón de tía (mismo ministra de la mujer o el de brigitte jones con faja incluida)
- el calzón amarillo

sin embargo, el fuckin calzón amarillo tiene una tradición que data desde la época del calzón, cuando a alguien se le ocurrió decir que así como comer lentejas los días lunes, usar calzón amarillo en año nuevo era cabalístico.

La vaina es que mi mami se lo creyó, y cada año, el día 30 (o sea hoy) de diciembre coloca en mis manos un calzón amarillo (si los tuviera todos, mi colección de ropa interior sería bien anti-badanni).

en cuanto a modelos, año a año han ido mejorando.... bueno, "mejorandO". Debo admitir que los primeros eran inusables, pero una mocosa la verdad que no es exigente. Si es que se preguntan si los usaba o no a las 12, admito que dependía del contexto, pero el criterio más importante era si es que se iba a notar con el vestuario de la noche (el año pasado lo usé durante el 1ero de día) y es que sí, también caí dentro de esa cábala, y es que la verdad, nunca me fue muy mal.

Hoy es 30 y mi madre ya me llamó hace un rato para el ritual de la entrega del calzón amarillo y no pude más que matarme de la risa.


nótese el detalle de brillitos:




Feliz año a todos!!!
No se olviden de ponerse su calzón (amarillo!)!!!

12.29.2006

Chau 2006

El 2006 fue mi año del cambio: cambié una vez de chamba y unas trescientas veces cambie de vocación de ida y vuelta sin moverme de mi asiento (salvo las mudanzas y las quitadas de silla), este año me gradué y cambié mi sueldo (cambiará, eso dicen…), cambió mi corazón y me enamoré como nunca, cambié el gimnasio por las corridas mañaneras, cambié como saga Falabella.

En el 2006, tomé menos café que otros años, pero más vino que ningún otro. Este año tomé agua más que nunca y se me achicó la vejiga (palabra 1 del año: pichi). Comí menos ensaladas y más comida normal (festival de pastas, alguien?). Tuve mi época del chupete, mi época de las coronitas con café, y hasta mi época de coca cola Light. Subí y bajé de peso, subí de nuevo y ahora creo estar bajando. Como tres veces al día, ya no me da hambre entre comidas.

Empecé el año con trompos en la carretera pero sana y salva, luego de eso, luquitas no sufrió mayor daño que los de sus pobres zapatitos (palabra 2 del año: todos morirán). No choqué nunca (sólo con un cono naranja de carretera), dejé mi llave dos veces dentro del carro, se me gastó la batería otro día y le debo un mantenimiento urgente a mi bebé. Y un baño.

El 2006 tuvo sorpresas y despedidas. Vino Cyntia, se fue Eric. Rosana siguió yendo y viniendo ahora no sé si viene o se va. En verano fue Mariana, Pisco Sours y Solibar. Mis COLL siguen juntos en esencia, no nos hemos perdido con los años, sólo nos hemos internacionalizado (quiérolos). Mi novio me presentó grandes patas. 20 en amistad. Aunque yo siga siendo siempre la misma falla (pero igual, quiérolos).

Y nada. En resumen, yo viví un buen año. Pero fácil podemos hacer que sea mejor.

Lo que espero del 2007: más viajes, menos lágrimas, un buen año de chamba, pero lo más importante. MUCHO AMMMMMMMMMMMOOOOOOORRRRRRRRR!!!!!!!

12.25.2006

Feliz Navidada a todos

12.18.2006

El tema del verano

Yo no soy mucho de colgar videos en mi blog (creo que nunca lo hice), pero esta publi me agarro un insight muy chévere: el tema del verano.

La cancioncita que la pasan mínimo 4 veces en una misma noche en las discotecas.
La fuckin melodía con la que te despiertas luego de una noche de juerga y la cantas una y otra vez durante la mañana, hasta que se la pasas a otra persona y así no pararás de escucharla hasta que acabe marzo y como todo lo que es moda, pase...

mira que te clavo la sombrilla.

Un poco de una de mis pequeñas pasiones (la publicidad) para ustedes. Saludos.

Lo más importante en el tono de año nuevo

Los organizadores de fiestas se dieron cuenta hace muchos años del gancho comercial que hace que la gente prefiera una fiesta a la otra. La verdad es que no importa si esta se hace en Máncora, Eisha, Totoritas o cualquier discoteca de Lima. No importa.

Tampoco importa si es corcho libre o todo incluido.

No importa si hay cena.

No importa si va Joselito, el DJ de moda o se escucha Viva FM durante toda la noche.

No importa. Porque lo único que importa.

Es que haya cotillón



La verdad es que me da risa. Por que no sé si les pasó a ustedes, pero la palabra cotillón sólo la escucho una vez al año y es en los afiches y flyers de fiestas de año nuevo y nunca supe que michi significaba cotillón hasta hace un par de años.

Resulta que era el collarín amarillo, la serpentina y cornetita que venía en mi mesa al costado de mi gorro amarillo. Y no tenía idea. Que lorna, preocupándome por el trago cuando lo vital de año nuevo era el Cotillón.

Este año aún no sé qué haré por año nuevo.
Pero lo que sé es que lo único que me importa es que tenga en mi mochila Cotillón.

Felices fiestas!

12.14.2006

Y no me compadezcas

- Y tú qué estudias?
- Publicidad
- Y no te da vergüenza?
- Perdón, no te entendí (era una fiesta electrónica, pensé que podía estar escuchando mal)
- Que si no te da vergüenza estudiar publicidad?
- Hablas en serio? O sea, no te conozco
- Sí, claro. La publicidad es una de las carreras más bajas que conozco.

Gracias pero no gracias por tu sinceridad. Al preguntarle al amigo qué estudiaba él, respondió Literatura, y aparentemente no sólo era un hijo de PUCP, sino que había ido a no sé qué tanto dónde para llenarse de conocimiento.

Esta semana en la chamba me he dedicado a escribir deseos navideños para mis clientes, pensar en promociones de verano y redactar encartes para estados de cuenta, que les dirán que este es su gasto del mes, pero pueden seguir gastando con las promociones que hoy le traemos. No te conformes. Adelante.

Y no amigo. No me da vergüenza ser parte del consumismo en el que vivimos y en lo que se ha convertido la Navidad. Al final estoy segura que tú también eres parte. Y si no, qué bueno.

Me encanta ser publicista. Me encanta la publicidad. Y me encanta que a no todos le encante, porque eso nos hace más fuertes y nos obligan a inventar nuevas formas para ser vistos. Y es divertido. Aunque a mi amigo no le guste, pero seguro es porque se acuerda de un jingle que hoy recordé yo. A ver quién le pone la tonadita en su cabeza:


Si harto del micro usted está
Y un auto del año usted quiere comprar
Aquí en Lada Plan se lo vamos a dar
En cómodas cuotas que pueda pagar

Aquí en Lada Plan, sin pagar más!

LA – LA
Lada Plan
PLAN
PLANLada Plan – PLAN!

Ahí quizá entienda en algo a mi amigo.


Fuente: Liniers


Just MU it

12.13.2006

Scrooge Mc Mu 6: top ten íconos navideños*

- Panetón donofrio
- Pavo san fernando
- El papel verde con las motas de pintura multicolor
- El pastito falso del nacimiento
- Las promociones de celulares
- Los comerciales de juguetes (desde Fi-fi-fi-fiori, hasta Hasbro; desde Basa hasta MA-tel!)
- Los intercambios, chocolatadas y amigos secretos
- Palabras como: “buenos deseos”, “estar en familia”, “felicidad”, “corazones”, “espíritu navideño”, “próspero”, “para ti y tu familia” y la siempre esperada y bien ponderada “grati”.
- Mi pobre angelito en Cine Millonario
- Los Toribianitos (aún existen?) y la feria del Trigal (sorryp, fue un empate)


*Poco tiene que ver con mis gustos personales

12.12.2006

Scrooge Mc Mu 5: yo creo en papa Noel

No recuerdo en qué momento dejé de pensar que Papá Noel era el que me traía mis regalos. Pero me acuerdo que aún sabiendo que el viejo no era el responsable de tan atinadas sorpresas, seguí escribiéndole cartas usando a su fiel mensajero Papá Carlos.

Mi padre no es tan panzón, y recién le empiezan a nacer las canas – según yo – en una very sexy way (complejo de Electra, I know), casi nunca se viste de rojo y no vive en el Polo Norte. Sé que no es Papá Noel. Sé que él no es EL Papá Noel.

En mi niñitud, en la que uno cree que no creer en Papa Noel es cool, le fui con la noticia a mi papá: “Papi!!! Me han enseñado una canciooooooooooón!!!” y le recité la ya consabida:
Papa Noel, Papa Noel
Viejo desgraciado
No me traes, no me traes, ni un chicle masticado

Papa Noel, Papa Noel
Viejo desgraciado
No me traes, no me traes, ni un maní pelado

Terminada la canción, mi padre me estaba lanzando una de esas miradas que me mandan en una a moquear. A ella, le siguió un sermón que básicamente decía que si bien era él el de los regalos, Papa Noel era parte del espíritu de la Navidad y que él mismo seguía creyendo en el viejo gordo de botas negras. Hablar tan mal de Papa Noel, era hablar mal de la Navidad, que en todo caso, no dijera nada en lugar de estar matando ilusiones.

Me cagó.

Y al que diga que Papa Noel no existe, se las puede ver con mi papá.

PS: Me siento alfredo luego de seis posts en un mismo día.

Scrooge Mc Mu 4: Armado y desarmado

De mis favoritos de navidad siempre fue armar el nacimiento y el arbolito. Hasta la parte de sacar las cajas (de olla arrocera oster, ahora no me acuerdo si sigue siendo la misma). Mi arbolito me parecía fascinante: a diferencia de los arbolitos de mis amigas que solían ser bicolores (verde – rojo, verde – dorado, verde – plateado, verde – fucsia, etc.), el mío era multicolor.

Desde que soy chiquita chiquitita como figurita de nacimiento, mi madre viaja. Viaja dentro del Perú y a países como Guatemala, El Salvador, México, y otros de Centro América y Sudamérica, de los que ha venido trayendo adornos “típicos”: hemos tenido quetzales navideños, unas cerámicas de México que duraron ufffff (y poco a poco se empezaron a romper), muñequitas de Bolivia, bolitas de Guatemala, angelitos vestidos en lana y el resultado es un arbolito embajador de las naciones unidas. Un éxito.

Nuestro primer arbolito (o al menos, mi primer arbolito) lo recuerdo con una pata rota. No lograba pararse nunca y parte del armado de navidad era la recolección de piedras para la maceta que sostendrían el árbol. Era como sembrarlo! Cuando iba a Hogar (asu…) a comprar, siempre le decía a mi madre para comprar el aroma a pino para que mi arbolito fuera ya no ya. Siempre me choteaban.

Armar el nacimiento era otra historia. Lo más divertido era leer la parte de comics de la parte C del Comercio con la que envolvíamos las figuras para que no se rompan. De ahí mi amor por Mafalda. Luego colocar a los Reyes Magos en un lugar estratégico para que no dejen de ser vistos, pero mostrando que aún no llegan al nacimiento porque todavía no ven la estrella que les señalará el camino, y buscar la mejor servilleta para cubrir al niño Jesús.

Y con el jardín de mentira, el papel verde con motas de pintura que vendían en el mercado y las guirnaldas doradas que dibujaban mi estrella, dábamos el armado por concluido.

Y sobre el desarmado… no hay mucho que decir. Es como después de haber tenido un desayuno dominguero genial, mi mamá termine diciendo: hoy, como no hay empleada, lavan las hijas.

Genial.

Scrooge Mc Mu 3: la cena navideña

Si algo no me cabe en la cabeza sobre las fiestas de diciembre, es la cena navideña. No me entra.

Para empezar:

- el chocolate caliente: hello! A comienzos de verano, lo último que me provoca tomar es un altamente calórico y extremadamente caliente chocolate. Ni tampoco frío, y nada de que el más rico es cuando tiene avena y lo hace un poco más espesito… NO WAY.
- El puré de manzana: acá no hay mucho que decir pues jamás en mi vida lo probé. Simplemente no entiendo como la manzana se puede comer en puré. Pero es que también yo tengo un prejuicio con la fruta en la comida: no como pollo con durazno, ni piña con pizza, ni pavo con manzana. Otro tachón para la lista de mi canasta. Y esto acompaña a la ensalada Waldorf que se les ocurre preparar y otra más que a veces lleva piña y lo peor es que se confunde con la papa entre tanta mayonesa y piña pe…
- El arroz: siguiendo con el tema del dulce/salado: arroz con pasas… por qué?
- El pavo: No discutiré sobre el pavo en noche buena. Pero tengo un pequeño comentario sobre el pavo durante todos los días de la siguiente semana después de navidad. No más pavo, por favor!!

Pero este año, he decidido pasar mi Navidad con mi bola en Tarapoto (mi abuela por parte de papi, para los que no leyeron mis posts de “mas o menos regular”) y algo me dice que mi cena, si bien será el triple de engorde, será diferente: que venga el Juane y el tacacho navideño, que venga la cezina y el buen pavo al estilo de la bola. Yupi.

Scrooge Mc Mu 2: el intercambio

Mi madre tiene 8 hermanos, o sea, son 9 (pa los no tan matemáticos) y con ellos, vienen sus esposas y esposos, y con ellos, su respectiva camada.

Para evitar mayores gastos, y como la navidad es de los niños, entre los tíos organizan el intercambio de regalos. Así concentran el gasto en la tercera generación y en los abuelos. Me parece coherente.

- Mami, este año quiero ser parte del intercambio (ya me gradúo, soy grande, no?)
- Pero solo recibirías un regalo
- No importa, para qué más? (y… considerando que las últimas navidades habrán sido 2 o 3)
- A mí no me parece – intervino mi padre
- A mí tampoco – dijo mi madrina – esto es entre hermanos y cuñados

No vale, este bache generacional en donde mi tío menor me lleva menos que mi primo menor me está jodiendo. O será que yo me hago demasiadas bolas en el periodo pre-navideño.

PS: La navidad me encanta. No crean que no.

Scrooge Mc Mu 1: el show navideño

Semanas antes de navidad, cuando empezaban los advientos y éramos sólo 7 las primas hermanas en escena, la segunda prima mayor –léase, yo- tomaba la batuta y organizaba el show navideño. El rojo de las bolas de navidad corría por mis venas y dedicaba mi tiempo y mi mala voz a organizar ensayos dominicales para practicar los villancicos con mímica y show o para revivir el nacimiento reencarnando a José y María en mis dos primas gemelas.

El show era un éxito y era ovacionado por mis tíos y abuelos, luego venía la cena, la oración y la repartición de regalos que se centraba en estas siete pequeñas. Seguían los cohetes, las chispitas mariposas y el tratar de jugar al mismo tiempo con todos los nuevos regalos: mezclando barbies que cargaban peloncitas y armaban sus legos, mientras jugaban monopolio o armaban rompecabezas. La Navidad era un éxito.

Hoy ya no somos 7 primas hermanas. Somos 18 primotes, primos y primitos y no hay más obritas familiares. Quizá un día me sentí demasiado grande o quizá me vi incapaz de manejar a tanto niño. Nadie más me siguió la tradición, o será que nadie encontró un show que requiera de tantos actores. La función se acabó, ya casi no existen los fuegos artificiales y ahora mi hermana mayor y yo nos limitamos a llevar los regalos del árbol a cada uno de la familia, esquivando niños regados por todo el suelo a la espera de un regalo más.

- por qué no hacemos una navidad sin regalos y les enseñamos a los chiquillos el verdadero valor de la navidad? – le dije el otro día a mi papá.
- Buena idea – respondió – pero por qué no hicimos lo mismo cuando tú eras niña?

Y, tiene razón. Quizá de pronto me di cuenta que el centro no estaba en mí, pero que no me molestaba; simplemente, ya no era tan divertido. Ya no es divertida la repartición de regalos, ni tampoco la cena, cuando me volví demasiado consciente y me di cuenta que todo en esa mesa perjudica mi entrar en cualquier atuendo del verano por venir.

En qué momento perdí mi estrellita de Belén?

Saludo COLL

Fue el primer verano luego de salir del colegio en que sentados en la playa 2 del Regatas alguien dijo:
- sabías que soy lorna?
- ah sí? pues yo soy más lorna?
- no te creo...
- te apuesto?
Y corrieron las apuestas. Ante la mirada divertida de sus amigos, los contrincantes buscaron demostrarse el uno al otro que el(la) podía ser más lorna. La ropa de baño a la teta, el polo metido en el bikini, me tropecé con la silla, me caí encima tuyo. No, no hay ganadores. Somos un par de lornas.

Sin mucho trámite, el paso siguiente fue la fundación del club. Cómo lo llamaremos? Pues es muy fácil: Qué no somos? "Cool", tons qué somos? "Coll".
- No tiene sentido.
- Por favor, entre nosotros todo tiene sentido.
C.O.L.L (Club original de Lornas líderes)
- Insisto, no tiene sentido.
- Mira, te explico: Ser un lorna lider es muy distinto a ser un nerd. Ser un lorna lider es llevar el orgullo de ser distinto y no ser un "bacán" como el de la sombrilla del costado que sobre sus lentes oscuros BOLLE nos mira de reojo al hacer payasadas en la playa. No. Somos lornas y por eso nos divertimos más. Ser coll es tener licencia de sacar el babero y sentirte niño nuevamente.
- Ah... (¿?) ... suena divertido.
- Lo es, formalicemos:
Como club, debemos tener un presidente. Pero quién ganó la apuesta? Nadie. Tons? Nada pes, presidenta y presidente. A la mierda.

Necesitamos secretaria (pa qué?), tesorera (no manejamos dinero), embajador, una modelo, una DAL (una qué?) DAL! Delegada de actividades lornísticas!!! (Ah, joder...), y una primera dama (primera lorna!) Ah... ya estás entendiendo. Y con eso no bastó, se inventaron cargos para cada interesado en participar del club (aunque no lo crean, fueron muchos), se creo el COLLercio que narraba historias y desventuras de los COLL y algunos años después tuvieron lugar las collimpiadas.

Hubo himno! Recuerdan el himno?
Somos los colles
queremos lornear
a toda la gentita
de la ciudad...
Para aquellos que creen que deliro, la verdad hoy no me importa. Porque hoy no es mi día ni el de nadie más. Es el día de mi presidente que un día sacó su carné de COLL y mostrándolo en alto dijo "Lornaré Holanda, ya lo verán". Dicho y hecho.

Feliz cumpleaños eric. 12 del 12, no me olvido yo tampoco.

Tu presi, minimú.