6.30.2008

Nos vemos en 6 meses

Mañana empiezo mi diplomado.
Ha sido un gusto :)

6.26.2008

Mi medicina





6.25.2008

Las reglas del juego

- Vale soñar
- Está prohibido dormir

Ahora sí. Juguemos.

(ah, sí... lo olvidaba: PALMAS!)

6.11.2008

Papá de moda

Cada vez más cercano el día del padre, y con cada publicidad, catálogo/libro de moda, panel, valla, "clip" (y tanto otro nombre de publicidad exterior que exista), no puedo dejar de pensar en dos cosas:

- ¿Qué cuernos le compraré este año a mi papá?
- Cómo extraño al papá de la campaña de Ripley de hace un par de años.

* música mental: sexy plexy
* 3 días despertándome a las 6am para correr, para terminar lesionada HOY.

6.09.2008

Ya (2)

Ya pasó un año. Ya bajé de peso, ya lo recuperé (ya lo superé). Ya lloré mucho, ya lloré poco. Ya me emborraché, tomé y manejé, tomé y llamé, ya hice todo a la vez. Ya me caí. Ya me levanté (y cada cierto tiempo, me vuelvo a caer). Ya fui bloggera frustrada y redactora no creativa. Ya agregué 60 páginas a mi diario, 170 posts a un blog y 2 correos a la carpeta inexistente de los no enviados. Ya hice tonterías, ya lo pensé mejor. Ya corrí, dejé de correr, retomé, dejé, retomé. Ya. Ya deambulé sin ruta, ya caminé las calles con los ojos nublados, en verano; y con las lunas mojadas, en invierno. Ya fui vaso vacío, lapicero sin correspondencia, dolor de barriga, corazón en venta, corto circuito, capullo y mariposa. Ya rompí un corazón (o ego confundido). Ya me confundieron también. Ya me encontré en 100 poemas y una canción desesperada. Ya. Ya me corté el pelo, renové mi clóset, ya me compré zapatos que combinan. Ya. Ya pasé por mi etapa del alfajor, del chocolate, del vino, la cerveza, el café con leche y el té verde. Ya. Ya extrañé demasiado, ya me desperté a las 4.30 de la mañana, ya pisé tu calle de nuevo. Ya te extrañé. Ya tracé un plan y lo boté a la basura. Ya te quiero además, ya te quiero todavía. Y ya me quiero de nuevo.

Ya :)

Ya estoy mejor.

6.07.2008

la carrera


cuando volví la cabeza, me di cuenta que quien respiraba en mi espalda, no era más que mi sombra; y enfadada (y picona) culpé -como siempre- a mi corazón de piernas cortas.
aceleré el paso y recordé que tú siempre ganabas (incluso dándome ventaja) y que en esta última carrera, tú saliste primero.

no vale.
(sí vale.)

ahora ya ni te veo.

felizmente, mi resistencia es buena.
agua.

*la foto es de tahuano