5.15.2007

Cuentos cortos 1

En una oficina, había un vaso amarillo que era la envidia de todos por su tamaño: 500ml. para no tener que llenarlo a cada rato y perfecto para una dieta de 4 vasos diarios.

Un día, su dueña se mudó de oficina y llevó consigo su vaso.

Luego de llenarlo e ir a su sitio, vio que su vaso chorreaba agua. ¿Se habrá rajado?

No. Su vaso lloraba.

Lloraba porque ya no era más la envidia de todos. Había para elegir vasos de 620ml, 750ml, y uno casi de un litro. Ya no era más el mejor vaso de todos.

Su dueña está pensando en cambiarlo.

*** FIN ***

13 comments:

  1. No! Pero... pero... es amarillo!!!

    ReplyDelete
  2. Pero tu taza gana.

    ReplyDelete
  3. cintty8:05 pm

    pobre vaso :'(

    ReplyDelete
  4. No estés triste, vasito, todavía te queremos.

    ReplyDelete
  5. y el valor sentimental? y haber sido el primer vaso envidiado? y...
    si la taza de la vaca gana

    ReplyDelete
  6. Hay Muuuuu...

    De acuerdo con ue la taza es más envidida...

    Un beso,

    ReplyDelete
  7. NO LO CAMBIES!!!! El vaso morirá !!!!!!!

    ReplyDelete
  8. Ni modo, le toca peregrinar hacia el cementerio de los vasos... a donde van todos los vasos a morir (qué penita).

    ReplyDelete
  9. mmm... no será el mejor, pero si fue el primero, y eso queda marcado, jejeje
    :-P

    ReplyDelete
  10. Yo tengo vasos de 500ml de todos los colores: blanco, rojo, verde...son bien lindos y son mis favoritos.

    ReplyDelete
  11. O sea, que en 121 hacer HARTA PICHI no? :D

    ReplyDelete